Siempre estás.



Cuando las noches nunca acaban


y el pensamiento me agobia,


el silencio me hace vulnerable


y la fe a veces se tambalea.


Te hablo y siempre estás,


acudo a ti y siempre estás.