Si has estado.

Tu no nunca te has ido, nunca me has abandonado, todos los días te he encontrado.
Padre me has vigilado y protegido cuantos te quiero te habré dedicado, cuanta falta me has hecho en este letargo, estos besos míos, estos mis labios que tantas veces han acariciado tus manos de menos te han echado.
Cuantas veces te habré suplicado, cuantos días habré llorado…
Para qué preguntarme por qué no has estado