La noche al día bajo la luna de nisán


En la lejanía suenan trompetas, bajo un cielo de nubes, quizás mezclados con el platillo de un bombo y guitarras. Desde una cochera fría de ladrillos empieza la pelea, el aire frío todavía del mes más pequeño de sus hermanos fusiona estos lamentos. No se percibe el olor de la flor del naranjo todavía, pero se intuye, parece que es la hora y no es la hora.Los papelillos sucios y retorcidos en las aceras darán paso a la cera derramada.No sé si estáis puestos pero las lentejuelas se despiden, son días de trasiego entre sentimientos, fríos y largos ensayos de chirigotas dan la bienvenida al seco y rotundo golpe de llamador, son sonidos que hacen presagiar el acercamiento de la semana más corta.Casi sin pensarlo las fotografías de color naranja se entremezclarán con las de color púrpura, mis pensamientos chocan, pero son tantos los sentimientos que divido todos en uno solo, mi corazón lamenta.


La madre de Dios, que en la Gloría sustenta nuestros pilares, la de ojeras y párpados hinchados por el dolor nos dará de nuevo la lección de todos los años bajo la luna de nisán.


En cada esquina un llanto en cada calle un pañuelo casi sin pensarlo se va Febrero.



Sebas Gallardo