A plomo

Dulce cae la tarde desde lo alto de la torre alta de Sevilla, despierta es la brisa que acaricia el rostro triste de quien todo lo ve y es vigía de las hojas que caen en la tarde con sabor a caramelo.